Hoy es una de esas mañanas que veo los minutos pasar lentos, inexpresivos… Una de esas mañanas en las cuales se que tengo que hacer algo, pero no se me ocurre el qué. En la vida de un autónomo estas mañanas son las que nunca te quieres encontrar porque será quizá una mañana entera perdida. Como autónomo no deberías perder una mañana entera de ninguna manera. Pero como hacer entonces cuando doña creatividad no quiere venir. De dónde sacar a doña inspiración cuando se oculta vaya a saber dónde. En mi caso acudo a las miles de frases que en algún momento subrayé, a esa lista interminable de tareas que siempre pospongo y que de alguna manera están en línea con mi objetivo que es poder continuar viviendo de lo que amo hacer.

De algo puedes estar seguro, ni la inspiración ni la creatividad vendrán a buscarte si los esperas en pijamas sentada mirando el más allá, sin la más mínima intención de esforzarte y confiar en tu autenticidad.

Esa virtud que en más de una ocasión nos negamos a desarrollar por el miedo a ser diferentes, y nos morimos de ganas de serlo. La eterna contradicción, soy diferente pero miro lo que hacen los demás para parecerme y también tener el secreto de la felicidad. Pues no, el secreto puede que esté en ser auténtico, porque ahí reside hoy en día (que todos hacemos de todo) el comienzo de un largo camino hacia donde queramos ir.

Fácil? ni un poquito de fácil, pero lo fácil ya sabemos que dura poco, es efímero, fugaz y no deja huella. Habrá que arremangarse, confiar en lo que valemos y aportar solo lo mejor de nosotros mismos, y no una imitación de lo que ya pueda haber.

Y de esta manera, una mañana que prometía ser improductiva se convirtió en un trampolín para continuar adelante, no he perdido el tiempo, porque en mi lista de cosas para hacer figura en grande, escribir algo que pueda serle útil a los demás… Espero que te haya ayudado =)