Hace unos días escribía sobre el por qué y para qué de los autorretratos, basado en mi propia experiencia. Hoy quiero compartir una pequeña guía básica de cómo hacerlos.

Estos son unos breves consejos que pueden ayudarte con tus primeros autorretratos.

Sentir y visualizar:

Antes de hacerte un autorretrato es indispensable que sientas qué quieres autorretratar exactamente ya que en realidad estamos autorretratando nuestras emociones y sentimientos. Los cuales expresamos a través de nuestro cuerpo.

Una vez lo sientas visualiza tu foto, visualiza la luz, el entorno, los detalles, si será una foto a color o blanco y negro…  Quizá te sea más fácil si dibujas un pequeño esquema con lo que tienes en mente.

Ambiente:

Procura generar un ambiente en el que te sientas a gusto, ya sea poniendo música, velas… en fin que el entorno que generes facilite tu cara a cara con la cámara, que te relaje. Y que también de alguna manera te desconecte de fuera

Detalles:

Ten en cuenta los detalles, el fondo, la luz… los colores. La estética o no de tu autorretrato.
Pero todo esto depende del primer punto, saber que quieres hacer,  entonces preparas el espacio en consecuencia.

Parece muy obvio esto último pero muchas veces se olvida y te pones en cualquier sitio sin tener en cuenta estos detalles. El resultado no será el mismo.

Paciencia:

Si no tienes paciencia, lo tendrás complicado. Parece muy simple eso de hacerse fotos pero no. Hay muchos factores que intervienen, el principal y más difícil de controlar eres tú, por eso es imprescindible que primero sientas y visualices tu autorretrato, así tendrás más claro lo que quieres conseguir y te será más fácil saber cuándo has conseguido la toma que más se acerca a tu idea original.
Normalmente es necesario hacernos muchas tomas, para al fin lograr una buena, o dos.

 Herramientas y  técnicas.

Aquí no me enrollare demasiado, simplemente porque creo que lo más importante son los puntos de arriba. Obviamente necesitarás:
Cámara: móvil, compacta o réflex
Trípode: entiéndase cómo trípode un soporte en el cual puedas dejar tu cámara, independientemente si es trípode o no.

 

Es importante que tengas en cuenta la cámara con la que realizarás tus autorretratos,

porque los resultados serán diferentes, y dije “diferentes” no mejores o peores.

 

Autorretratarse con móviles ahora ya no es tan complejo, dado que existen multitud de aplicaciones que te permitirán autorretratarte con más tiempo. Y tomando de varias tomas a la vez, lo que permite que no tengas que estar yendo y viniendo.

En el caso de las cámaras compactas según el modelo que tengas puede que incluso te permita tomar fotografías con un mando a distancia.

Por último las cámaras réflex:
Hay más opciones disponibles en las cámaras réflex. Además del autodisparo puedes  utilizar un mando a distancia, y es realmente súper recomendable además de asequible (sobre los 10 euros) son mandos pequeñitos que vienen  muy bien, para todo tipo de autorretratos, amigos, familia.

Y hay una tercera opción en las cámaras reflex que es mi preferida, “disparo a intervalos”

En esta opción puedes programar el número de disparos y el tiempo entre disparo y disparo.
Lo mejor para mi de esta opción es el autoenfoque, ya que puedes moverte y  la cámara va enfocándote, de lo contrario no dispara (salvo que esté en modo de enfoque manual) Esto facilita enormemente la toma de fotografías. De lo contrario has de “marcar” un enfoque y luego situarte en el mismo, pero por poco que cambias de posición ya pierdes el enfoque.

A partir de aquí, solo es cuestión que te animes y disfrutes con la fotografía…

**** ¿Te fué útil esta info? Compártela!