Sinceramente emociona cuando recibo impresiones como la de Núria, que las personas sientan realmente como vivo y siento “esto de hacer fotos” es para mi la más grande motivación.

Porque “esto de hacer fotos” lo vivo con el alma, el poder captar la complicidad entre las personas que tengo en frente se convierte en mi razón de ser fotógrafa, y no quiero captar el momento para que quede chula la foto. Lo quiero captar para que esa foto nunca muera, para que no quede olvidada en una vieja caja… Para que de aquí a muchos años quien observe esa foto pueda volver, y si quien la observa no conoce a sus protagonistas pueda también volver a SUS momentos especiales y sencillos.

Las personas con las que comparto estos momentos, esta “experiencia fotográfica” generalmente les da corte la cámara. Siempre me racalcan una y otra vez que sienten mucha vergüenza, que son tímidas… Pero luego no se nota… y ese es mi gran objetivo, que el día de mañana al ver las fotos vuelvan a sentir el momento…

y aqui la experiencia de Núria

Revisando fotos y degustándolas una a una, me es imposible quedarme con una… Has conseguido que me gusten las fotos, que me hagan fotos, que las exponga y con mucho orgullo. Has conseguido plasmar todo y más, he descubierto más de lo que sabía sobre Santi, sobre mí, sobre nuestra relación, todo con tu cámara y sensibilidad. No puedo más que reiterarme en darte las gracias. Las fotos estan para plasmar momentos, no caras ni poses, sino MOMENTOS para el recuerdo, y yo me llevo unos cuantos. Sé que mirando tus fotos cuando se me nuble la memoria, voy a poder revivir lo vivido, sentimiento tras sentimiento, solo con echar un vistazo. No se puede pedir más a una foto, verdad? Gracias!

A vosotros!