Hace muy poco tuve la oportunidad de poder colaborar con Fotografía Vivencial® en el proyecto europeo Together, del cual detallo más información en el texto de más abajo. Nadie mejor que los propios organizadores para explicarlo.

Mi introducción tiene que ver con mi experiencia personal ya que fue la primera vez que he colaborado con un proyecto europeo. Es la primera vez que pude aportar mi granito de arena en algo que puede mejorar la calidad profesional en las personas que se dedican al cuidado de personas dependientes.

El objetivo con la Fotografía Vivencial® era ofrecerle a estos cuidadores la mirada fotográfica y vivencial como una herramienta más para su día a día. Herramienta que dependiendo de las circunstancias y el entorno podría ser útil o no.

¡La propuesta tuvo una acogida entusiasta! Porque los mismos cuidadores evidenciaron que sí, que la mirada fotográfica les aportaba detalles que se les habían escapado. Detalles valiosos para generar diálogos personalizados que hacen sentir especial a la persona cuidada. Detalles que le dan variedad al típico tema de conversación cuyo protagonista es el tiempo.

A raíz de esta charla que pude ofrecerle a los cuidadores surgió la necesidad de fotografiar un día de trabajo y así poner en evidencia lo comentado. Queríamos comprobar los efectos de estos cuidadores al verse en Fotografías Vivenciales ejerciendo su trabajo.

El resultado fue sencillamente genial y derivó en la expo, la cual puedes visitar virtualmente en este enlace. Fueron interesantes las impresiones de los cuidadores al verse a sí mismos ejerciendo este trabajo tan loable y vocacional. Me impactó la impresión que la propia pareja de una de las cuidadoras me comentó el día de la expo. Se acercó y me dijo:

Estoy impresionado, y si cabe más enamorado aún, nunca había visto a mi mujer en su trabajo de esta manera tan explícita y la vez bellísima. Mirando las fotos me hice consciente de que aún no estaba valorando en toda su magnitud lo que ella hace.

Otra de las protagonistas de esta expo, que es cuidadora de su marido, me expreso lo mucho que le había gustado verse en las fotos, porque le terminaba de confirmar que estaba haciendo no solo lo correcto sino que lo estaba haciendo bien, y que lejos de sentirse abrumada por verse en esta situación tan vulnerable y difícil sentía la motivación de realizar un pequeño álbum con las fotos.

En lo que respecta a mi, fotografiar un día común de un cuidador me dejó huella. En el caso de los cuidadores que cuidaban a sus parejas tuve una pequeña gran lección en vivo y directo del amor más allá de todo. Del amor en la salud y en la enfermedad. Es una frase corta, pero cuánto guarda dentro suyo, las personas que cuidan ya no son lo que eran, ya no les reconocen, al contrario, en ocasiones incluso les rechazan… Pero como me decía Antonio, yo si sé quien es ella… y actúo en consecuencia.

Desde este espacio quiero agradecer al equipo de Lipa por confiar en mi trabajo, por darme la oportunidad de aportar mi granito de arena y mi inmensa gratitud a las personas que he podido fotografiar, por dejarme entrar en sus vidas, en la intimidad de sus vidas GRACIAS Yoshira, Mayte, Carmen y Antonio, cada uno me habéis dejado una pequeña gran enseñanza sobre la vida y el amor. 

A continuación puedes leer el texto explicativo del proyecto y en este enlace puedes ver un resumen de lo que fue la inauguración de la expo.

El proyecto europeo TOGETHER generó un modelo formativo para cuidadores domiciliarios, integrando dos teorías psicológicas en su práctica diaria: la Prosocialidad aplicada y la motivación al cambio. Los cuidadores participaron en un proceso formativo aplicativo, donde como expertos en la práctica del cuidado a personas que viven en la dependencia, junto con un equipo de la Universidad Autónoma de Barcelona, fueron generando soluciones creativas a las dificultades habituales a las que se enfrenta un cuidador en su día a día.

Hemos querido plasmar en fotos la importancia, detalle, belleza y complejidad de lo que implica ser cuidador. A través de la Fotografía Vivencial hemos querido contar 4 historias, la de Mayte, Yoshira, Carmen y Antonio, para ver cómo transcurre su día a día, para tomar conciencia de la relevancia social y lo que implica cuidar a un familiar o ser cuidador profesional.

El ejercicio de entrenar la mirada, de aprender a ver lo que a simple vista es invisible, es un ejercicio útil a la hora “conectar” con los demás. Muchas veces la incomprensión está basada en etiquetas preconcebidas que tenemos de las personas, en nuestras propias expectativas, o en el diagnóstico que tenemos de quién creemos que es el otro o por qué actúa como actúa; esto dificulta el encuentro, porque quien se siente “mirado” desde el prejuicio, aunque no se le diga nada, se bloquea.

Para trabajar esta mirada libre de prejuicios, son útiles herramientas como el teatro, o los videos, ¿y la fotografía? Cuando conocimos el trabajo de Raquel Banquio, fotógrafa vivencial, vimos que su manera de entender la fotografía era muy acorde a nuestro trabajo en LIPA UAB, y quisimos probar cómo funcionaría incluir la Fotografía Vivencial como una herramienta en el proyecto.

El trabajo que hemos hecho en el training con cuidadores incluyó la fotografía como un contenido teórico con ejercicios de autoformación psicológica y entre ellos, algunos ejercicios fotográficos personales, para que cada persona aprendiera a ver su propio sistema familiar.

La Fotografía Vivencial® que hace Raquel Banchio es reveladora, pues hace que el cuidador se vea a sí mismo en un modo cómo él nunca se ha visto: cómo cuida y cómo mira. Este dato puede modificar no solo la representación que él o ella tiene de sí mismo,a, y de su trabajo, sino que podría reforzar comportamientos positivos hacia los pacientes y sus familiares.

El proyecto TOGETHER es un proyecto europeo, liderado por la Azienda Sanitaria Locale de Caserta, Italia y en Barcelona quien lideró el proyecto es la Universidad Autónoma de Barcelona. Este proyecto se ha implementado hasta agosto del 2016 en Chequia, Italia y Austria.

A partir de 2016 la Unión Europea evaluará y usará los resultados de este y otros proyectos similares, para fortalecer un sistema de formación y certificación europea para el training vocacional de los cuidadores (ECVET) dando reconocimiento no sólo a las habilidades técnicas, sino también reconociendo el esfuerzo que tantos cuidadores hacen para hacer mejor su trabajo interesándose u formándose en habilidades personales y de comunicación.

Texto de Pilar Escotorín