Las fotos son cofrecitos que muchas veces están cargados de respuestas…

¿No te pasó alguna vez que mirando una foto, de repente ves algo que nunca antes habías visto? Seguro que alguna vez alguien te dió una foto mientras te comentaba algo… Seguro que en alguna foto perdida en algún baúl te encuentras perfectamente reflejado en una persona que ni sabías que existía pero que te pareces taaaaanto. Inmediatamente necesitas indagar en la vida de ese familiar lejano y encuentras semejanzas, que puede te hagan entender muchas cosas de ti y que antes no entendieras. Cosas que pueden ir desde características físicas especiales hasta comportamientos, gustos particulares y cuántas rarezas creías que tenías pero desconocías quien las había tenido antes que tú.

Hace un tiempo atrás mi madre me decía:
– Raquel a que no sabés, ya sé de dónde puede venir tu amor a la fotografía… (mi madre siempre tiene que encontrar alguien antes que yo para entender muchas de mis rarezas)
– Quien es mami?, le pregunté.

Hay un primo muy lejano que le encantaba la fotografía y que siempre que salía (era militar el primo en cuestión) de misión iba fotografiando todos los paisajes que veía. El avión un día desapareció, y hay un monumento en el cementerio que lo recuerda. Automáticamente mi mente localizó la imagen de una hélice de madera en el cementerio. Dicha imagen me trajo simultáneamente el recuerdo de mi propia voz preguntándole a mi abuela que quería decir aquello. Y automáticamente recibí la misma respuesta, es de un pariente lejano nena, es muy larga la historia. 30 años después me llega la respuesta, una imagen despierta mi curiosidad y necesité entonces investigar al primo lejano en cuestión. Y ahí lo encontré fotógrafo paisajista de cierto prestigio de la época.

Un recuerdo puede partir de muchos lugares y llevarnos a muchos otros, como si se tratase de un circuito sin fin cuyo recorrido está marcado por cofrecitos y en la medida que son abiertos nos descubren “más hacia adentro de nosotros mismos” Por eso es tan importante fotografiar la vida tal cual. Fotografiar para guardar, guardar para encontrar, y encontrar para crecer…