Se tocan se abrazan, se rozan. Los cuerpos, contenedores de vida, de la vida que amas, de la vida que abrazas. Los cuerpos que dibujamos en idealistas conceptos que cincelan nuestras carnes.

Yo te abrazo, yo te amo, yo conozco la textura de tu cuerpo, su volumen, su suavidad… Sus aparentes defectos. Los cuerpos,  que nos aman sin ser amados, que nos llevan y nos traen.. Nos guardan la esencia y no valoramos su ciencia.