Y hoy quiero escribir un post exclusivo para las comuniones. Más que nada para ofrecer una alternativa e información a los padres que ya estos días están buscando fotógrafos. Porque quizá mi manera de enfocar estos reportajes puede que no sea lo que muchos buscan. Pero habrá otros tantos que sí están buscando justamente esta otra manera de enfocar este tipo de reportajes, para ambos va este post. Los primeros sabrán que no soy lo que están buscando y los segundos habrán encontrado al profesional que estaban buscando, al menos eso espero.

Que es para mí la primera comunión.
Es un día especial en el cual un niño decide por “propia voluntad” recibir la eucaristía por primera vez. Este día llega después de haber estado dos años conociendo y profundizando en la vida de Jesús, y por ende en el cristianismo.
Es un día que los niños esperan ansiosos para descubrir cuál es el sabor de la “famosa galleta” que hasta ese día no podían tomar, esto desde un punto de vista inmediato y espontáneo, pero el verdadero motivo (o al menos el que debería ser)  es que están contentos de poder decir si creo en Jesús y lo acepto e integro a mi vida.
Partiendo de esta base, se asume que los padres son cristianos, que quieren transmitirles a sus hijos unos valores y creencias determinadas, en las cuales de manera menos o más activa procuran concretar y transmitir en el día a día familiar.

¿Y porque expongo todo esto?, porque a veces siento que se pierde un poco el verdadero sentido, y las comuniones se convierten en pequeñas bodas, solo que los protagonistas no son parejas sino niños y niñas, que posan para lucir sus hermosos trajes y la comunión se reduce a eso, hermosos trajes y agobio para las familias… Cuando en realidad se trata de algo más simple y mucho más profundo, los niños deberían estar felices por algo que pasa dentro, más que por lo que puede pasar fuera…  aunque no dejan de ser niños, pero depende de los adultos hacer de ese día un momento inolvidable, y sobre todo especial.
Y porque como profesional quiero que este modo de ver y sentir la Primera Comunión se vea en mis fotos, a través de mis encuadres,
a través de tomas simples y sobre todo espontáneas.

Perdonad si alguien se siente ofendido, no es mi intención, pero para mí es importante poder transmitir como lo veo, como lo siento, porque soy cristiana, porque yo creo en Jesús, porque mi primera comunión no la he olvidado. Y porque de verdad me sentiré afortunada de poder compartir con ellos este pequeño gran paso interior, y guardar esa alegría en fotos, tanto la alegría de los niños como la de los padres.

Con este post quiero “mojarme” y dar a conocer mi posicionamiento personal justamente por amor a Jesús, una persona que existió de verdad, y que de verdad revolucionó a todos sus contemporáneos y que sigue en vigencia dos mil años después.

Por si quieres ver una muestra de esto mismo que comento aqui un ejemplo =)