Escribir un blog es un momento que me suele encontrar cada tanto. Así que hoy me paso a escribir mientras suena Silvio.

Este tiempo la vida me encuentra con varios frentes, estudiando inglés, con mis hijas adolescentes, con reportajes y proyectos variados, lo cual es tan genial!. También con pocas publicaciones al respecto de lo que voy haciendo. Me pasa un poco como a muchos, veo tantas fotos, que publicar se me hace cuesta arriba a veces porque antes de subir nada me planteo: ¿Qué aporta mi foto al ya saturadísimo paisaje visual digital? porque todo esta visto, todo los instantes fotografiados están editados de todas las formas y todos los tamaños. Sinceramente por momentos me da respeto añadir una imagen más a este infinito universo visual, por momentos cansino, entonces es cuando me doy cuenta que extraño las palabras.

La saturación visual llega a aturdirme, no sé como, pero así lo siento. Me da tanta pereza ver una imagen y otra y otra más de lo mismo, desde la misma óptica, el mismo encuadre… todo es tan igual.

Me permito así un mínimo respeto hacia quienes siguen mis redes sociales. Puede parecer banal, pero para mi es importante también publicar con “sentido” con sincera autenticidad de sentir lo que publico. Me siento cómoda y coherente con esta autenticidad visceral para quienes me ven y leen.

Y hasta aquí este paso por el blog. Tenía ganas de pasarme a escribir sin copiar y pegar desde word, sino directamente desde el editor de texto. Directamente hacia ti =)