¿Qué hacemos en la extraescolar de Fotografía Vivencial?

Lo más importante de todo lo que hacemos es que nada es obligación y aprendemos fotografía a través de propuestas que los alumnos realizan libremente si les gusta dicha propuesta. O a partir de sus propias inquietudes. 

La extraescolar de fotografía la planteo como un espacio de “libre albedrío” y sobre todo libre expresión en el cual nos encontramos. Es un paréntesis en el día a día de un estudiante adolescente. La metodología consiste en ir haciendo fotos con propuestas varias como punto de partida. En ese camino de “ir haciendo fotos” vamos aprendiendo técnica y composición. Los alumnos llevan sus cámaras aunque también yo llevo algunas para prestarles. Las fotos las compartimos en una galería online. Dicha galería no está subdividada por autores sino por propuestas fotográficas. Porque lo que me interesa es el proceso. El hacer las fotos mientras se va aprendiendo y en el transcurso del año ya cada uno se va dando cuenta quien hizo la foto en base a los intereses, encuadres… etc.

La asiduad de la extraescolar es una vez cada 15 días y estamos una hora y media. Muchas veces incluso hay quien se queda algo más y charlamos un rato. También a lo largo del año se suelen hacer salidas fotográficas dependiendo el interés del grupo y las agendas.

¡Para mi es una experiencia genial!, me encanta compartir tiempo y fotografía con los adolescentes. Adaptarme a sus días más activos y a sus otros días más de no “tengo ganas de hacer nada” Porque seguro que también esas tardes algo sale. Lo que más me ilusiona de este proyecto es transmitirles que la fotografía es sentir, es guardar vida. Es una herramienta que cuando la haces realmente tuya puede convertirse en una extensión de ti para expresarte,  para vivir en presente. También. 

Este año haremos la primera expo de la extraescolar y el proceso de preparación ha sido realmente interesante y la convocatoria un éxito teniendo en cuenta que todos los alumnos han querido participar voluntariamente.