Me gusta esa sensación de sentirnos uno cuando despierto, y veo que seguimos de la mano pero no siento tu mano..

Es hermoso saberte el amor de mi vida después de la tormenta…
Es seguro abrazarte sabiendo y sintiendo que soy lo más preciado en tu vida, incluyendo en el mismo tesoro mis grandes miserias…

Es abrumador recibir cada día de los años que compartimos juntos, una muestra de amor concreto y desinteresado por tu parte.

Es para siempre… Ahora lo sé.